lunes, 28 de febrero de 2011

Polvorones españoles.

Hace unos años la institución educativa en la que trabajaba me solicitó buscar libros para una auditoría que tendrían de la SEP en la biblioteca universitaria; como los libros que habían reportado eran de carreras abiertas hacía varios años los libros tendrían que tener la pátina de la antigüedad en todas sus hojas. Por ello mi esposo me dejó en las librerías de viejo de la Colonia Roma, mientras buscaba infructuosamente libros de Comercio Internacional y Mercadotecnia encontré entre los libros de remate un libro español de cocina muy bueno.  Y sólo se llama así Manual de Cocina, Recetario, autor colectivo.  Este gran libro te ilustra sobre las partes del animal, para qué se usan cada una y un recetario por temporada (española, claro) con entrada, plato fuerte y cena.

En diciembre me quedé con un poco de manteca de cerdo de un intento fallido de tamales, la manteca dura mucho en el refrigerador, pero quise utilizarla en algo dulce porque no la uso mucho en la comida diaria. Lo que encontré en este libro fueron unos polvorones, que realmente me quedaron deliciosos y eso que se me pasó dorar las almendras. Me gusta de vez en cuando hacer galletas o pastel, sirven para cenar con leche, para el desayuno con café o para el té de las cinco de la tarde.

TORTAS DE POLVORÓN
1/2 k de manteca de cerdo
1 k de harina blanca
1/4 de almendras tostadas y molidas
2 huevos
1/8 de azúcar glass o impalpable
1 limón (zumo y jugo).

Se bate la manteca con el azúcar hasta ponerla espumosa y se añaden los huevos batidos. Se mezclan bien con la manteca y se agrega poco a poco la harina ligeramente tostada ( la ponen en una cazuela grande a fuego lento y la mueven constantemente hasta que obtiene un color dorado) y fría (muy importante), se mezclan las almendras molidas; se baten bien con el zumo y la ralladura y se hace con ello una masa fina.

Formen sus galletas del tamaño que prefieran y las ponen en una charola engrasada previamente y espolvoreada con harina. Se cuecen a horno moderado y se espolvorean de azúcar glass y canela molida al estar tibias.

Oh, ya se me antojaron, mañana las repito...


No hay comentarios:

Publicar un comentario