lunes, 4 de julio de 2011

Estofado o guisito de venado.

Los fines de semana existe un intento de mi esposo de cambiar la dieta familiar casera por comida para llevar (léase pizza). Al final, desiste y se come lo que prepare o reinvente con la comida de la semana. Esta vez, con el frío de la ciudad le preparé un guisito.

El estofado, el guiso o caldo de... es una comida fácil de preparar en el que se vierte la carne, se sazona, se la agregan algunas verduras y se deja cocinar por horas y horas, hasta que la carne se desmenuce casi sola. Como tenía que convencer de lo delicioso de este plato, usé unos trozos de carne de venado que encontré en el supermercado. Mientras buscaba en la sección de carnes gourmet un pollito de leche para preparar al horno, me arrepentí al ver el mini tamaño (que cabría en una muela de mi esposo) y encontré estos trozos de carne exótica a buen precio.

Veamos algunos datos que tenemos que tomar en cuanta para que les quede, delis-delicius, primero deben iniciar su preparación a buena hora (digamos como a las 10:00 ) y dejarla cocinando a fuego bajo. Tengan a la mano una taza de vino tinto o caldo de res de otro guiso para hacerlo más robusto. Además de verduras duras que tarden en cocinarse, sino se harán un puré dentro del guiso.

ESTOFADO DE VENADO.
500 grs. de carne de venado, res, ternera o cordero en trozos.
1 taza de vino
Sal y pimienta.
1 litro de caldo de res
3 zanahorias grandes
1 cebolla grande
2 hojas de laurel
2 cucharas grandes de aceite de oliva.
2 cucharas grandes de harina.
1 ajo.


Laven y corten la carne del tamaño de un bocado. Agreguen sal y pimienta, pasen a  una bolsa de plástico y agreguen el harina, muévanla para que se cubra perfectamente. En una cazuela profunda y gruesa pongan el aceite a calentar y cuando esté listo coloquen la carne y suban el fuego para que se selle perfectamente. Una vez dorada, retiren y agreguen la cebolla rebanada, dejen que se ablande y continúen con el ajo picado. Cuando estén listos los dos viertan el vino para deglasar la sartén usen una espátula de silicona o madera para retirar todos los restos del fondo de la cazuela y combinarlos con el vino, revisen la sal y pimienta. Regresen la carne y viertan el caldo. Agreguen las hojas de laurel y dejen cocinar a fuego lento.


Olvídense del guiso por una hora aproximadamente, regresen sólo a menear y a pelar las zanahorias, chayotes o papas ( si lo acompañan con puré de papa, eviten estas últimas). Cuando la carne ya esté un poco suave, agreguen las verduras y si necesita más agua o caldo agreguen para que se siga cociendo. Al ablandarse las verduras y cuando la carne se pueda cortar con un tenedor sin cuchillo, significa que ya está listo.


Sírvanlo con puré de papá y pan de corteza dura para sopear con el guiso.





No hay comentarios:

Publicar un comentario